Debo confesar que el merecimiento es una de las áreas que me he propuesto trabajar para mejorarme como persona, sobre todo porque cuando te sientes merecedora estás abierta a recibir todo lo que deseas.

Cuando te sientes pérdida y estancada, es necesario profundizar en ti e indagar qué está ocurriendo en tu interior, que te está impidiendo avanzar y hacer un cambio de vida.

Yo misma he tenido que hacer un viaje interior para darme cuenta que no me sentía merecedora, y que yo soy la responsable de todo lo que ocurre en mi vida, incluyendo el autosabotaje  y la zancadilla que yo misma me estoy colocando.

Tomar consciencia es el primer paso para revertirlo. Luego es necesario hacer acciones que te ayuden a hacer el cambio, así como trabajar el sentimiento de merecer.

 

 

Ideas que involucra el merecimiento 

 

Para entender mejor el por qué merecer algo, hay que comprender la magnitud que tiene el sentirse merecedora.

El sentir que mereces algo involucra dos grandes áreas que tienen directa relación con tu crecimiento personal y con la vida que deseas tener.

 

 

Autoestima

 

El merecimiento y la autoestima están directamente relacionados, porque cuando te sientes merecedora estás desarrollando una alta autoestima.

Cuando dices, por ejemplo, “me lo merezco”, estás trayendo seguridad y certeza que lo que deseas es para ti. Además aumentas tu autoestima al traer sentimientos que te hacen estar enfocada en lo positivo y en lo que te hace bien, mejorándote como persona.

Las personas con una autoestima sana se sienten merecedoras de todo lo bueno. Además no aceptan menos de lo que creen merecer; no se conforman con menos.

La sensación de no merecimiento destroza tu autoestima. Sentirse no merecedora destruye la propia imagen que tienes de ti misma y como te ven los demás.

Una persona con baja autoestima cree que no es merecedora del amor y la felicidad por no ser digna ni valorada, en lugar de sentir que sí lo mereces por ser quien eres.

La valoración que tienes de ti misma determina tu autoestima y tu merecimiento. 

El amor propio también se ve afectado cuando crees que otra persona merece el amor, pero tú no. El no sentirse digna de ser amada hace que nadie te quiera, al no sentir amor a ti misma.

Las personas con una autoestima sana van donde está el amor.

 

 

merecimiento

 

 

Abundancia y prosperidad

 

El merecimiento, la abundancia y la prosperidad hacen que vibres más alto, porque te colocas en una posición en la que dices: “yo me merezco todo lo bueno”.

Para poder aplicar la ley de la atracción y manifestar todo lo que deseas, es necesario trabajar tu merecimiento para sentirte abundante y prospera.

Para atraer lo que deseas es necesario cultivar la sensación de sentirse merecedora, porque así estás permitiendo que todo lo bueno llegue a tu vida, al estar abierta para recibir todo lo que deseas.

La certeza de merecimiento hace que atraigas más rápido lo que deseas.

Debes sentirte merecedora, porque así te conviertes en eso que deseas atraer.

Recibes lo que crees merecer.  

Aprende a recibir y cree que mereces todo lo bueno, así el universo te dará todo por ser tu derecho recibirlo.

Cuando te niegas a recibir estás cortando y bloqueando la energía de la abundancia. Además estás afectando a la otra persona, porque le estás negando su derecho a dar.

Hacer lo contrario hará que cambie tu visión del mundo, y seas consciente que vivimos en un mundo de prosperidad y que las posibilidades son infinitas. Tú eres el único que está poniendo límite entre tu sueño y tu realidad.

 

 

Cómo trabajar el merecimiento 

 

Para sanar tu merecimiento y sentirte valorada, es necesario hacer un cambio interno respecto a cómo te ves a ti misma y al mundo que te rodea.

Sentirse merecedora no pasa por la razón, sino que debes cultivar el sentimiento de merecimiento y que eres valiosa. No se trata de convencerte y repetirte todos los días que mereces algo si así no lo sientes, porque estarás proyectando confusión y contradicción.

Para tener la certeza sobre por qué mereces algo, tu merecimiento debe estar en sintonía con lo que sientes. Si no sientes que mereces algo, a pesar que te repitas mentalmente que sí te lo mereces, entonces no llegará lo que deseas. O, en caso que sí suceda pero no te sientes merecedora de recibirlo, aquello se irá porque no eres capaz de sostenerlo.

Es necesario hacer un cambio interno que te permita sentirte merecedora.

Louis L. Hay en su libro “Usted puede sanar su vida”, habla sobre el merecimiento y establece una técnica para mejorarla: mírate en el espejo y di a ti misma: “merezco tener (menciona lo que deseas), y lo acepto ahora”; o, “merezco ser (menciona lo que deseas) y lo acepto ahora”. Se debe repetir tres veces al día, todos los días.

También propone otro método, en el que debes sentir cada una de las palabras. Debes repetirlo durante 21, 30 o 40 días, para que se convierta en un hábito. Se debe hacer en la mañana al despertar y en la noche antes de dormir. Se llama el tratamiento de merecimiento Louise Hay:

 

Yo me merezco todo lo bueno, no algo ni un poquito, sino todo lo bueno.
Yo ahora disuelvo cualquier pensamiento negativo o restrictivo.
Me libero y disuelvo todas las limitaciones del pasado.
No me ata ningún miedo ni limitación de la sociedad en la que vivo. Ya no me identifico con ningún tipo de limitación. En mi mente tengo libertad absoluta.

Ahora entro a un nuevo espacio en la conciencia, en donde me veo de forma diferente.
Estoy creando nuevos pensamientos acerca de mi ser y de mi vida. Mi nueva forma de pensar se convierte en nuevas experiencias.

Ahora sé y afirmo que formo una unidad con el Próspero Poder del Universo, por lo tanto recibo multitud de bienes. La totalidad de las posibilidades está ante mí.
Yo merezco la vida, una vida buena.
Yo merezco el amor, abundante amor.
Yo merezco la salud.
Yo merezco vivir cómodamente y prosperar.
Yo merezco la alegría y la felicidad.
Yo merezco la libertad, la libertad de ser todo lo que puedo ser.
Yo merezco todo lo bueno.
El Universo está más que dispuesto a manifestar mis nuevas creencias y yo acepto la abundancia de esta vida con alegría, placer y gratitud. Porque me lo merezco, lo acepto y sé que es verdad.
Así es, gracias amado Universo.

 

Si lo prefieres, puedes hacerlo junto a este lindo video  🙂

 

 

 

 

 

Recursos para sentirse merecedora 

 

Te quiero compartir otras técnicas que te ayudarán a trabajar tu merecimiento, para que así comiences a tener la consciencia que mereces todo y tanto como crees que mereces.

 

 

Afirmaciones

 

Las frases y afirmaciones para sanar y tener merecimiento, son una ayuda para reprogramar la mente y lo que crees que eres.

No solo debes decirlas sino también sentirlas. El componente emocional es clave para hacer un cambio mental y para revertir tu diálogo interno.

A continuación te comparto frases extraídas de Prosperidad Universal:

1. Soy digno y merecedor de todo lo bueno, no sólo de algo o de un poquito, sino de todo lo bueno.

2. Merezco la vida, una buena vida.

3. Merezco el amor, abundancia de amor.

4. Merezco tener buena salud.

5. Merezco vivir cómodamente y prosperar.

6. Merezco la libertad de ser todo aquello que soy capaz de ser.

7. En mi mente gozo de una libertad total.

 

 

Video

 

Si quieres profundizar más, te dejo este video de Mia Astral sobre el merecimiento  😉

 

 

 

 

 

Conclusión 

 

El merecimiento es una sensación que viene muy profundo dentro de ti, en el que sabes y tienes la certeza de lo que vales.

Estar alineada contigo misma, sabiendo quien eres y cuanto vales, hace que tengas una autoestima sana y que estés abierta a recibir la abundancia y la prosperidad que el universo tiene para ti.

Cuando quieres manifestar y atraer lo que deseas, es importante trabajar en la sensación de merecer aquello que deseas.

Desarrolla tu merecimiento y toma el protagonismo de tu vida, ya no desde la víctima sino desde el adulto responsable que sabe lo que quiere y trabaja para conseguirlo.

 

Ahora cuéntame:

  • ¿Te sientes merecedora?
  • ¿Qué haces para tener merecimiento?

 

 

¡Gracias por compartir!

shares






Descarga gratis: 7 claves para conocerte más y mejor en tu siguiente viaje

Responsable: Viajes Que Transforman, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing MailChimp ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en contacto@viajesquetransforman.com. Para más información consulte nuestra política de privacidad.

close

Escribe tu email y recibe gratis la guía

Responsable: Viajes Que Transforman, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing MailChimp ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en contacto@viajesquetransforman.com. Para más información consulte nuestra política de privacidad.