Sé por lo que estás atravesando, porque yo también he tenido crisis existencial; y más de las que quisiera.

Preguntarse por el sentido de la vida provoca un quiebre y la mente se encarga de bombardearte de preguntas existenciales:

 

Sientes que la vida es más que seguir un orden lineal impuesto por la sociedad: colegio, universidad, trabajar, casarse, tener hijos y morir. No es fácil asumir y contar que quieres y buscas “algo más”, ya que sientes que no encajas en el molde social y las comparaciones son inevitables.

El vacío existencial te acompaña desde la primera hora del día y te acompaña durante todo el día hasta que te duermes. Está contigo mientras trabajas, comes y te diviertes con tus amigos, recordándote que estás atravesando la peor de tus crisis.

Pero tranquila; nada dura para siempre y todo tiene su razón de ser.

Te estás permitiendo sentir, dudar, cuestionar y atravesar la noche oscura y conocer tus sombras, para replantearte qué es lo que realmente quieres. Estás a un paso de transformar tu vida y la persona que eres.

Evolucionar y cambiar es parte de la vida. Si observas la naturaleza te darás cuenta que todo está en constante movimiento.

Tener una crisis existencial es el primer paso para estar más cerca de la vida que desees y la persona que quieres ser.

¡Felicidades por pensar en ti y querer tomar las riendas de tu vida! Estás saliendo de tu zona de confort. 

Sé que ahora te sientes en un hoyo que no te permite ver la luz al final del túnel, pero te aseguro que ya pasará. Todo pasa. Ya lo verás.

Pero ahora vamos por parte y empecemos del principio 😉

 

 

¿Qué es una crisis existencial? 

 

La crisis existencial es la falta de concordancia entre lo interno y lo externo, causando que no haya coherencia entre lo que quieres y la realidad que estás viviendo. Es cuestionarse las razones de tu propia existencia.

El vacío existencial está muy relacionado con la desconexión con uno mismo y la falta de equilibrio propio de la vida acelerada en la que vivimos.

Wikipedia dice que “las crisis existenciales suelen traducir cambios en la homeostasis psíquica personal. Implicando la presencia de una permuta parcial en la identidad personal («me siento otro») y en la percepción de propia («pienso de manera distinta»)”.

En una duda existencial hay discordancia entre lo que pienso, siento y como actúo. 

La definición de crisis existencial deriva de la corriente filosófica del existencialismo del siglo XIX, la que postulaba el análisis del individuo con su realidad (libertad, responsabilidad individual y emociones), así como indagar sobre el significado de la vida.

 

Ahora si vamos a la palabra crisis y vemos el significado que tiene en el idioma japonés, descubriremos que está compuesta por dos caracteres:

Crisis = peligro y oportunidad.

 

crisis existencial

Foto: Un universo mejor

 

Si vemos el vaso medio lleno te darás cuenta que tienes una gran oportunidad en tus manos. Solo depende de ti aprovecharla para cambiar de vida y vivir alineada a quien eres. De otro modo, si no lo manejas bien, podría convertirse en un peligro.

 

 

¿Cómo detectar un vacío existencial? 

 

Es importante que te des cuenta que estás teniendo una duda existencial, para que cuentes con herramientas que te ayuden a enfrentar el proceso con consciencia.

Ten en cuenta estos principales síntomas de una crisis existencial para que así puedas hacer tu propio test y sepas cómo detectarla:

  • Te sientes completamente perdida. No tienes un norte y no sabes qué hacer. Tus decisiones son equivocadas. No ves solución.
  • Estás desmotivada y aparece la indiferencia. Todo te da lo mismo. Te sientes sin energía. Aparece el aburrimiento existencial.
  • Te preguntas por qué no eres feliz si lo tienes todo. Sientes apatía y angustia.
  • La incertidumbre aparece y no sabes cómo lidiar con ella, porque no ves ningún horizonte ni encuentras respuestas. El futuro se puede sentir desolador.
  • Te sientes inestable emocionalmente. Tienes muchos cambios de ánimo durante el día. Estás en una montaña rusa emocional. No tienes control de nada.
  • Tu autoestima y amor propio se va en picada. Tienes falta de confianza, seguridad, miedo y dudas de todo.
  • Te sientes insatisfecha con la vida que tienes y con todo lo que haces. No has vivido la vida que quieres. Has ido postergando todos tus sueños. Has perdido la ilusión.
  • Tu vida social ha disminuido. Te refugias en tu soledad. No deseas ver ni hablar con nadie. No podrías soportar la crítica, el juicio ni tener que contar sobre tu vida.
  • Estás invadida por pensamientos negativos. Tu mente no para. Sientes que tu mente te está enfermando. Te sientes triste, desanimada y agobiada.
  • Aparece el insomnio. Estás todo el tiempo cansada. Cuando te vas a dormir los pensamientos no paran. Te levantas con pesadez. Sientes una “nube negra” todo el día.

 

Es fundamental el autoconocimiento y la auto observación, sobre todo porque la línea de tener depresión y ansiedad es muy delgada. En estos casos te recomiendo la ayuda de un profesional que te ayude a atravesar la crisis existencial de la mejor forma posible.

 

 

Tipos de crisis existencial 

 

 

1. Crisis de identidad

 

La pregunta que mejor sintetiza esta crisis es: ¿quién soy?

Generalmente cuando te presentas utilizas etiquetas sociales: soy coach, hija, mamá, emprendedora, casada, soltera, viuda. La frase empieza con la palabra “soy”, pero eso no es lo que eres sino lo que haces.

Cuando me di cuenta conscientemente empecé a reemplazar la palabra “soy” por “trabajo como coach” o “abogada de profesión”. Me di cuenta la importancia y el poder que tienen las palabras y lo que decimos.

A lo largo de tu vida has ido construyendo una imagen y etiquetas que crees te hacen ser la persona que eres, pero en realidad no es tu esencia sino tu ego.

La sola conexión con el ego provoca que en algún momento tengas una crisis de identidad.

Sé que tratar de responder la pregunta ¿quién soy? no es sencillo. Incluso podemos pasar la vida sin encontrar la respuesta.

A través de la meditación puedes experimentar quien eres, más que tratar de entenderlo con la mente racional. De esta forma dejas de identificarte con tus pensamientos y empiezas a conectar con tu verdadero ser.

El comprometerte con tu propio crecimiento personal y espiritual es una gran ayuda para indagar en el ser que ya eres. Tener una mayor conexión contigo misma te abrirá un abanico de  posibilidades y oportunidades.

Otra forma de hacerle frente a la crisis de identidad es aceptándote y amándote tal y como eres. Tener una autoestima alta te permite tener una mejor perspectiva sobre lo que mereces y lo que te hace feliz. También aumenta la confianza y seguridad en una misma, dejando de compararte con las demás personas.

 

 

2. Vacío existencial

 

Se resume en preguntarse: ¿qué hago? y en particular: ¿qué hago con mi vida?

Te encuentras con la insatisfacción. Resignarse que la vida es así y no hay nada que puedas hacer, y tener un trabajo que te hace infeliz por el solo hecho que debes pagar cuentas.

No sé en qué momento nos enseñaron que debemos vivir una vida que nos amarga y nos hace infeliz.

Decidir salir de la ruta marcada debería ser un acto de sinceridad con uno mismo pero, en cambio, se transforma en un sinfín de prejuicios y desgracias (socialmente hablando).

¿Quién dijo que te debes conformar con estar en un matrimonio que te tiene en una profunda depresión o que debes soportar al jefe que te tiene con un nivel de estrés al borde del ataque cardíaco?

Hay que hacerse cargo de todas las decisiones que has tomado y que te han llevado a vivir una realidad que no te hace feliz.

Pero tranquila, dándote cuenta cómo te sientes y sabiendo qué quieres cambiar, solo queda que pases a la acción. Reconoces el problema e identificas la oportunidad 🙂

 

 

Las causas de la crisis existencial según las etapas de la vida  

 

A lo largo de la vida puedes tener una o varias crisis existenciales que te llevan a buscar el sentido a la vida.

Generalmente la duda existencial aparece cuando estamos próximos a un cambio de folio, esto es cuanto tienes la edad de 29, 39, 49, 59 años.

Es como si cada 10 años fuera el comienzo de una nueva etapa. Y dependiendo de la edad que cumplas la crisis de existencia puede afectarte en mayor o menor medida, dependiendo de tu autoconocimiento y la madurez que tengas.

El año antes de cumplir una nueva década nos replanteamos el sentido de la vida y está la tendencia a tomar decisiones importantes.

 

 

1. Crisis en la adolescencia

 

Cumples 18 años, has terminado el colegio, tienes la fiesta de graduación con tus amigos y compañeros de clase, tus padres están orgullosos… pero llega el momento de salir de la burbuja del colegio para tomar una decisión trascendental: ¿qué vas a estudiar? ¿a cuál universidad vas a entrar? ¿cómo se van a financiar tus próximos estudios?

Si te das cuenta no es concebida la opción de no seguir estudiando. ¡Como se te ocurre! “tienes que sacar un título para ser alguien en la vida”. ¿Te suena esta creencia limitante?

Pero… ¿qué sucede si no sabes qué estudiar? ¡Alerta! Aparece la crisis personal.

Al final decides por una carrera porque algo hay que estudiar, pero cuando estás en tercer año te preguntas: ¿es a lo que realmente me quiero dedicar? ¿acaso me gusta? ¿por qué lo paso mal cada vez que estudio? Ello lleva a que te plantees si cambiar de carrera es la solución.

Así te pasas pivotando y cambiando de opinión, junto con conocerte más, e ir de fiesta con los amigos.

No a todos les sucede, pero ello no significa que no exista.

Me parece que las nuevas generaciones, y los millennials, hacen que esta etapa sea fundamental para decidir lo que será la vida adulta.

 

 

2. Crisis a los 30

 

En esta etapa está la crisis de identidad, que puede empezar alrededor de los 25 años cuando hemos terminado la universidad y entramos al mundo laboral.

Se da comienzo a la etapa de madurez, porque “el trabajo dignifica” (lo sé, otra creencia limitante… pero no podía dejar de mencionarlo jaja).

Aquí empiezas a separarte de la manada y te preguntas quién eres realmente.

Además comienzas a volverte independiente, a tomar responsabilidades, a cumplir expectativas (sociales) y, con ello. está la presión de triunfar (ser exitoso, económicamente hablando).

Empiezas a prestar atención a tus valores e intereses.

 

 

3. Crisis a los 40

 

Damos comienzo a la crisis de la mediana edad.

En esta etapa surgen cambios al sentir que ya no eres joven pero tampoco viejo. Nos planteamos lo que hemos hecho hasta ahora: ¿estoy aprovechando mi vida?

La crisis existencial puede ser profesional (cambio de trabajo o reinvención laboral), relaciones de pareja (si estás soltera, casada o divorciada), hijos (cuántos tendrás o si algún día serás mamá), y la manera de enfrentar la vida (si te conoces o tu autoestima).

¿Qué te hace sentir realizada? ¿Qué acciones te hacen sentir plena? Son algunas preguntas trascendentales en la búsqueda de un sentido para su existencia.

 

 

4. Crisis a los 50

 

Has llegado a la mitad de la vida, lo que provoca preguntarse si has hecho las cosas bien. Además ves un futuro en que la muerte comienza a aparecer en la mente.

Eres consciente del paso del tiempo y, en cierta forma, sientes que lo mejor ya ha pasado.

Además el cuerpo comienza a cambiar, tanto físicamente como en la forma de pensar y hablar.

 

 

5. Crisis en la vejez

 

Estar en la última etapa de la vida produce cambios biológicos y limitaciones físicas, lo que te hace sentir que estas en los últimos años de vida.

La muerte comienza a acechar a familiares y amigos dando lugar a la soledad, además de las enfermedades que supone el envejecimiento.

 

 

crisis existencial

 

 

¿Qué hacer para superar la crisis existencial?

 

Luego de haber atravesado la noche oscura, ahora deseas saber cómo superar la duda existencial. Si es así, ¡felicidades! Porque estás a un paso de ver la luz al final del túnel 🙂

Salir del vacío existencial dependerá solo de ti y lo que te demores en tomar decisiones y pasar a la acción.

Recuerda que tú tienes el control de tu propia vida, porque si no eres tú ¿entonces quién?

 

 

1. Reconoce que tienes una crisis personal

 

Si vives como si nada estuviera pasando, no vas a encontrar ninguna solución.

Indaga sobre cómo te sientes y cuáles son tus pensamientos recurrentes, así podrás detectar qué te estaría causando la duda existencial.

La crisis va a pasar cuando reconozcas lo que te está sucediendo y tengas el valor de enfrentarlo.

 

 

2. Toma un tiempo para estar contigo y escúchate

 

Nadie puede hacer nada por ti. Es tu vida y solo tú tienes la decisión sobre cómo quieres vivir.

La rutina diaria provoca que vivamos desconectados. Solo nos enfocamos en lo externo (social y económico), pero no te dedicas a descubrir qué quieres y qué es lo que necesitas.

Cuanto estás así durante mucho tiempo, las enfermedades aparecen. El cuerpo te habla.

Es importante tomarte un tiempo para ti y conectar con tu interior. Solo de esa forma sabrás cómo llenar el vacío existencial.

 

 

3. Escritura emocional

 

Escribir ayuda a dejar plasmado todo lo que estás sintiendo. Te permite darte cuenta qué es lo que te sucede.

Si te gusta escribir, entonces hazlo. Te sentirás más aliviada escribiendo. Incluso -si lo deseas- puedes quemar el papel, así estarás haciendo un proceso de eliminar todo lo que te hace mal.

Lo ideal es que escribas con lápiz y papel, ya que dicen que -de esta forma- queda mejor plasmado lo que pensamos y sentimos. Pero si no, perfectamente puedes abrir Word y comenzar a teclear.

Trata de no detenerte y solo dedícate a escribir, aunque parezca que puedas estar escribiendo incoherencias.

Muchas veces no nos damos permiso de sentir o pensar de determinada manera, y escribirlo ayuda a que lo liberes.

 

 

4. Haz ejercicio

 

Cualquier actividad física te ayudará a mover el cuerpo y remover toda la energía que esté estancada.

Además de distraer la mente, el ejercicio genera endorfina: la hormona de la felicidad.

Ejercitarte hará que liberes todas las tensiones físicas y mentales.

Con una mente en calma y un cuerpo sano podrás sentirte mejor. Estarás potenciando tu energía.

 

 

5. Pide ayuda

 

Dependiendo de la crisis existencial, a veces sucede que aunque trates de salir adelante no cuentas con las herramientas adecuadas para salir solo. En ese caso lo mejor es recurrir a un profesional que te ayude.

Ya darte cuenta que estás atravesando un vacío existencial y que quieres salir de ahí, es un gran paso. Pero quizás no sepas cómo hacerlo.

No tengas miedo en pedir ayuda. Nadie te va a juzgar. Te estarás haciendo un gran favor.

Puedes contarle a tu familia, y así te ayuden a tomar la mejor decisión. A veces un tercero te puede dar una mejor perspectiva.

Recuerda que no estás sola y estás rodeada de muchas personas que te aman y solo quieren verte bien y que seas feliz.

 

 

Recursos 

 

No podía terminar este artículo sin compartirte una serie de recursos que te ayudarán en tu tratamiento para superar la crisis existencial.

 

1. Libro

 

“El hombre en busca de sentido” de Viktor Frankl. Este psiquiatra y neurólogo austriaco, nos cuenta cómo fue su vida siendo prisionero en un campo de concentración nazi.

Relata como fue descubriendo que su misión era ayudar a las personas que estaban prisioneros. Como psiquiatra se da cuenta que la clave para sobrevivir está en no rendirse, a pesar de estar viviendo circunstancias muy horribles, deseando su propia muerte.

“Una persona siempre puede encontrar una razón para vivir, aunque se encuentre ante el mayor vacío existencial” Viktor Frankl.

La moraleja es que una persona siempre puede encontrar una razón para vivir, aunque se encuentre en el infierno viviendo el exterminio de la humanidad.

Cuando lo leí me remeció entera. Sin duda es un libro muy recomendado que te hará comprender que tu vacío existencial siempre tiene una solución, solo hay que cambiar la visión que tienes sobre la vida.

 

crisis existencial

 

 

2. Artículos

 

Otras personas también han escrito sobre crisis existenciales, los que son el complemento perfecto de este artículo.

  • “Crisis existencial: cómo identificarla y qué hacer para superarla” de Autorrealizarte.
  • “Crisis existencial: guía para encontrar el sentido a la vida” de Un universo mejor.
  • “4 crisis existenciales a las que declaré la guerra, y puede que tú también” de Viaje a la esencia.
  • “Crisis existencial, aplicación de la psicología cognitiva a la resolución de una problemática” de Pablo Raúl Manjón.

 

 

3. Video

 

Alberto Blázquez de ABCoach nos cuenta cómo “aprender a superar la crisis existencial entendiendo cómo funciona su proceso y de qué manera puede servirte como recurso transformador para tu propia mejora personal”.

Si prefieres leerlo, entonces te dejo su artículo en el que te cuenta con detalle lo mismo que señala en el siguiente video.

 

 

 

Conclusiones 

 

Sentir un vacío existencial puede ser la oportunidad perfecta para transformar tu vida y encontrar el sentido de la vida.

El proceso no es sencillo. Tienes que estar dispuesta a conocer tus sombras y encontrarte con tu dolor, para hacer el cambio que desees.

No hay por qué esperar que la vida te envíe problemas familiares, crisis económica, una grave enfermedad; que te obliguen a tomar acción. Puedes hacer algo hoy mismo y aprender de todo lo que te ocurre.

Sé que preferimos rehuir del dolor y ponernos una venda en los ojos, pero querida déjame decirte que esa no es la solución. Como dice el dicho: “no hay peor ciego que el que no quiere ver”.

Revalúa lo que piensas, sientes y tu vida actual, para hacer un balance, y tomar decisiones y acciones que te permitan vivir una vida llena de plenitud, abundancia y felicidad.

Recuerda que el existencialismo se basa en dos palabras: elección y responsabilidad. Hazte responsable de todas tus elecciones, porque tú tienes las riendas de tu vida.

Aprovecha todo lo bueno, y las nuevas oportunidades, que te traen tu crisis existencial.

 

 

Después de vivir en el extranjero y viajar sola decidí reinventarme para vivir más alineada a quien soy y la vida que quiero.
Ahora ayudo a mujeres con su autoestima y autoconocimiento para que cambien su vida y vivan con amor, libertad y abundancia.

Te dejo esta guía gratuita para que empieces hoy mismo.







Descarga gratis: 7 claves para conocerte más y mejor en tu siguiente viaje

Responsable: Viajes Que Transforman, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing MailChimp ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en contacto@viajesquetransforman.com. Para más información consulte nuestra política de privacidad.

close

Escribe tu email y recibe gratis la guía

Responsable: Viajes Que Transforman, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing MailChimp ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en contacto@viajesquetransforman.com. Para más información consulte nuestra política de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: