Los cambios de vida no siempre son fáciles.

Yo misma tuve que atravesar por varias situaciones para estar donde estoy ahora.

El cambio genera incomodidad porque implica salir de nuestra zona de confort, y atravesar por momentos dolorosos que no estamos dispuestos a experimentar. Además implica transitar por un camino desconocido.

La mayoría de las veces cambiar significa tener que enfrentar cosas del pasado que todavía no están resueltas. Junto con analizar el momento actual que estamos viviendo. Y trazar un norte que nos guíe a dónde queremos llegar.

El proceso implica dar la bienvenida a sentimientos que, generalmente, no queremos sentir. Entre ellos está:

  • el miedo,
  • la incertidumbre,
  • la ansiedad,
  • la frustración,
  • la impaciencia,
  • entre otros.

“Pocas personas disfrutan cuando sienten la ansiedad, la incertidumbre y el miedo que provoca estar frente a un pequeño abismo al que saben que deben saltar” César Piqueras.

A pesar de lo anterior, a veces la necesidad de hacer un cambio es más fuerte. Querer vivir de forma distinta es más grande que cualquier otra cosa. Y cuando ello ocurre es porque estamos preparados para vivir todo lo que haya que vivir.

Ahora si sientes que necesitas hacer un cambio en tu vida, pero te preguntas: ¿por dónde empiezo? Entonces te cuento que estás en el lugar indicado.

A continuación te voy a contar las etapas por las cuales atravesé-y sigo atravesando- para cumplir mi sueño y propósito.

Cuando tengo esos días en que quiero renunciar a todo, me doy cuenta que mis ganas de querer vivir una vida más plena, feliz, abundante y con pasión son más fuertes. Y que no quiero vivir en piloto automático.

Si bien no ha sido fácil, prefiero quedarme con el sentimiento que cada momento ha valido la pena.

Ahora si… vamos por esa hoja de ruta para comenzar a hacer un cambio.

 

Tu historia de vida

 

A veces es necesario indagar en sucesos que no queremos revivir porque, en ocasiones, lo que hicimos fue sólo echar “tierrita” y tapar un dolor que nos hizo sufrir.

Hay que empezar siendo honesta con uno mismo. Así sabrás lo que necesitas, y podrás sanar heridas.

Mi idea es que- por un momento- voltees la mirada hacia el pasado, y analices toda tu experiencia de vida. De esta forma, podrás darte cuenta sobre todas las decisiones que tomaste, y que te llevaron a estar donde estás ahora.

Estarás tomando consciencia y siendo responsable de todos tus actos, lo cual te permitirá comprender qué hiciste- o no hiciste- que te llevaron a estar en tu momento actual, y que ahora quieres cambiar.

El presente se ha forjado por acontecimientos y decisiones del pasado. No obstante, podemos revertir- si así lo queremos- y tomar otro rumbo.

Miremos nuestra historia con compasión y aprendamos lo que nos enseñó, sea que haya tenido un impacto positivo o negativo en tu vida.

En ocasiones lo mejor es hacer las paces con el pasado, y sanar nuestra niña interior.

No es vivir en el pasado, sino rescatar lo bueno y continuar. También es perdonar(te).

 

1. Éxitos

 

Celebra todos tus logros, por pequeños que sean.

La alegría y la emoción de haber conseguido lo que queríamos dura un instante. Aprovéchalo.

Haber logrado lo que tanto anhelabas es motivo de celebración. Siéntete orgullosa de ti misma.

En mi caso, después que te compartí mi historia íntima y personal, me pude dar cuenta todo lo que he crecido. Luego celebré la vida y el hecho de estar viva.

Si nos damos cuenta de todos nuestros éxitos, podremos valorarnos y tener confianza y seguridad en uno mismo.

 

2. Fracasos

 

Sé lo difícil que es cuando no conseguimos lo que queríamos. Se siente un fuerte tirón hacia abajo que, a veces, te hunde.

Caemos en la situación de preguntarnos todo:

  • ¿Qué hice y qué no hice?,
  • ¿Qué pude haber hecho mal?
  • ¿Cómo pude haberlo evitado?

Me costó aprender de la frustración. Hubo veces en que sentí que todo me salía mal. Y, con ello, me invadía la ansiedad y la impaciencia.

Después aprendí que nunca sabré al 100% qué fue lo que pasó: o no era el momento, o no era para mí, o tantas otras razones.

He aprendido que la única forma para que se vaya esa sensación es viviéndolo y sintiéndolo con intensidad, y luego soltar.

Lo importante es tener tolerancia a la frustración. También agradecer por todo lo que no fue. Y confiar que todo ocurrió como tenía que ser.

Fue perfecto así como fue.

Además hicimos lo mejor que pudimos.

 

3. Aprendizajes

 

Todo lo que nos ocurre es para que saquemos lecciones.

A veces los mayores aprendizajes provienen de momentos difíciles en la vida. Pero, también, se puede aprender de las cosas buenas.

La vida es muy sabia.  Se encarga que aprendamos una gran lección.

Hay que aprender a mirar cada experiencia con compasión hacia nosotras mismas; y preguntarnos:

  • ¿Para qué estoy viviendo esto?,
  • ¿Qué hay detrás de esa experiencia?

Porque una cosa es clara: nada sucede por casualidad. Y si las cosas están como están es porque hay algo en nosotras que es necesario afrontar, sanar y dejar ir.

Quédate, también, con la idea que hiciste lo mejor que pudiste, con las herramientas que tenias en ese momento.

 

 

Tu momento actual para un cambio de vida

 

Una vez hecho todo el análisis sobre lo que te ha pasado, lo que hago es indagar sobre mi vida actual.

Todo lo que estoy viviendo ahora ha sido consecuencia de las decisiones y los caminos que hice en el pasado.

Pero lo curioso es en que, a veces, nos sentimos infelices con la vida actual.

Aquello pasa porque, en algún momento, perdimos la conexión con nosotras mismas y no nos sentimos seguras sobre lo que estábamos haciendo, o no sabíamos a dónde queríamos ir.

Por lo menos, en mi caso, eso fue lo que pasó.

A los 18 años, recién salida del colegio, tuve que decidir qué estudiar, y no tenía idea cuál camino seguir. Y, a decir verdad, nunca lo supe. No sabía qué hacer con mi vida ni tampoco a qué me quería dedicar.

Es difícil saber, con certeza absoluta, lo que quieres hacer por el resto de tu vida. Más cuando recién eres una adolescente y tus preocupaciones son otras cosas.

Hacerse preguntas como:

  • ¿Estoy feliz con mi vida?
  • ¿Hay algo que quiero hacer y que todavía no he hecho?
  • ¿Cuál es mi sueño?
  • ¿A qué me dedicaría si fuese millonaria?

Ayudan a tomar consciencia del presente.

Sé que las respuestas no aparecen en forma automática. Pero el sólo hecho de hacernos esas preguntas nos ayudará a determinar cómo es tu vida y cómo te sientes.

El saber cómo te sientes es un indicio de tu momento actual.

Si sientes amor y expansión entonces vas por el camino correcto. En cambio, si sientes contracción o dolor puede ser porque hay cosas que no estás haciendo para estar en el camino que deseas estar.

Indagar sobre cómo nos sentimos nos permite conectar con nuestra intuición, la que nos guiará en nuestro caminar.

 

 

La mirada en el horizonte

 

  • ¿Hacia dónde quiero ir?
  • ¿Cuál es mi gran sueño?
  • ¿Cómo quiero vivir?

Son preguntas que nos ayudan a marcarnos un objetivo.

Con un norte claro el camino se hace más llevadero.

Cuando tenemos claridad sobre lo que queremos, muchas veces estamos dispuestos a atravesar todo lo que sea necesario para conseguir aquello que anhelamos.

Ahora bien, tener siempre la mirada en el futuro tampoco es bueno. Estar pendiente de lo que todavía no ha ocurrido, en muchas ocasiones, genera ansiedad.

Por ello, el equilibrio es lo mejor: tener claro lo que queremos, pero sin dejar de vivir en el presente.

El futuro ayuda a trazar un camino a recorrer para alcanzar lo que anhelamos.

 

vida

 

Sin embargo, es muy importante tener claro que no lograremos nada si sólo nos quedamos con hacer los tres análisis que te he contado.

Para conseguir lo que queremos es necesario actuar. Y no mañana, ni pasado mañana. Hay que comenzar desde hoy mismo.

Las cosas no llegan solas. Hay que trabajar para que ocurran.

Por esta razón, quiero compartir lo que puedes hacer para empezar a vivir la vida que deseas. Mi plan de acción. 

 

 

15 acciones para hacer hoy mismo

 

 

1. Lista de objetivos

 

Toma un lápiz y un papel, o abre una hoja en Word, y empieza a hacer una lista respecto a todo lo que sueñas.

Trata que la lista abarque todos tus ámbitos:

  • Familia,
  • Amigos,
  • Trabajo,
  • Dinero,
  • Lugar donde vivir,
  • Educación,
  • Sueños.

También intenta sólo escribir, sin detenerte, ni pensar o analizar sobre lo que estás escribiendo. Sólo déjate llevar y anota todo lo que venga a la mente.

Una vez hecha la lista, lee todo lo que escribiste. Y pregúntate:

  • ¿Eras consciente de todo lo que deseas?
  • ¿Cómo te hace sentir?

 

 

2. Define tus prioridades

 

Cuando uno escribe, sin pensar, pueden venir ideas desordenadas.

Establece una numeración sobre todo lo que escribiste en la lista. Siendo el n°1 tu primera prioridad; y así sucesivamente.

Ordena todo lo que escribiste desde lo más macro (tu sueño más grande) hasta las cosas más simples.

 

 

3. Establece pasos para conseguirlo

 

Una vez tengas tu lista de deseos ordenada- según orden de prioridad- escribe al lado de cada uno de ellos las respuestas a la pregunta: ¿qué puedes hacer para conseguirlo?

Las cosas más sencillas las puedes hacer hoy. Y los sueños más grandes divídelos en micro objetivos que te ayudarán a alcanzarlo.

En la acción está lo decisivo. Por eso es importante dar los pasos que sean necesarios para hacer tus deseos realidad.

Si sólo te quedas con la lista, la guardas, y no haces nada para conseguirlo, terminará siendo sólo una lista de sueños que, algún día, me gustaría hacer realidad.

No te quedes con “algún día”, sino que empieza hoy a establecer un plan de acción que te acerque a hacer de tus sueños una realidad.

 

 

4. Cambia tus creencias limitantes

 

Una creencia limitante es un pensamiento que está marcado por tu experiencia pasada que no te ayuda y, por lo tanto, te limita.

Si, por el contrario, tienes un pensamiento- y con ello una creencia- que sea expansiva, estarás un peldaño más arriba hacia la concreción de tu sueño.

Por ejemplo, una creencia limitante es la escasez. Y lo contrario, es decir un pensamiento expansivo, es la abundancia. Ambos son opuestos.

Una creencia expansiva te brindará oportunidades inesperadas.

Para remediarlo, trata de ser consciente sobre lo que piensas, y analiza de dónde proviene. Quizás sea una experiencia del pasado que necesitamos sanar.

 

 

5. Modifica un hábito

 

El hábito está relacionado con las cosas que hacemos. Dice relación con el actuar. Y aquellos pueden ser sanos o perjudiciales.

Por ejemplo, un hábito perjudicial es continuar haciendo algo que sabes que te hace daño.  En cambio, un hábito sano es meditar, ya que te permite tener una mayor conexión contigo misma.

Sé que- a veces- es difícil cambiar un hábito.

Detente y toma consciencia sobre lo que vas a decir o hacer. De esta forma, puedes saber si te resultará beneficioso o no.

 

 

6. Conecta contigo misma y con tu intuición

 

Existen diversas formas para tener una conexión con uno mismo. Algunos ejemplos son:

  • La meditación,
  • La contemplación,
  • Observar la naturaleza,
  • Agradecer,
  • Leer algo que nos inspira.

La conexión que tengas contigo misma está muy relacionado a vivir en el presente.

Mientras más fortalezcas esa conexión, serás cada vez más conscientes sobre lo que tu intuición te quiere decir.

Puedes comenzar con pequeñas cosas que te ayuden a estar más centrada y consciente, sobre todo lo que está ocurriendo en tu realidad.

 

 

7. Agradece por todo lo que ya tienes

 

En ocasiones estamos cegados, yendo como caballo de carrera, hacia la obtención del objetivo. Actuar de esa manera nos priva de estar viviendo, y experimentando, todo lo que está ocurriendo en este momento.

Una de las formas de traer la mente al presente es agradeciendo.

Hay muchas cosas que ya tenemos en nuestra vida, y no agradecemos por ello. Por ejemplo, el amor de nuestra familia es algo hermoso, y no todas las personas lo tienen. Agradezcamos por ello.

Te recomiendo hacer una lista de 10 cosas que ya tienes, y por las cuales te sientes agradecida. Léelas siempre que sea necesario. Y descubre cómo te sientes cada vez que agradeces.  

 

 

8. Ábrete al cambio

 

Muchas veces deseamos algo, pero no lo conseguimos. Y, en ocasiones, la razón está dentro de nosotras.

Dejar que las cosas ocurran, y estar abierta a recibir, son una de las cosas más importantes para que llegue todo lo que deseamos.

Con una práctica diaria sobre tomar consciencia del momento presente te ayudará a estar más receptiva y darás el espacio para que las cosas ocurran.

Lo que puedes hacer es decirte frases que te ayuden y empoderen. Por ejemplo:

  • “Estoy lista para recibir todas las cosas nuevas en mi vida”,
  • “Todo va a estar bien”,
  • “Ya soy lo suficientemente buena”.

Los mantras también son una ayuda para abrirse a las posibilidades.

 

 

9. Pide ayuda

 

A veces hay cosas que no podemos hacer solos, ya sea por tratarse de temas que desconocemos o por falta de tiempo.

Aprender a pedir ayuda no es un símbolo de debilidad. Es aceptar que no somos súper humanos y no podemos abarcar todo.

Si aplicamos la ley de atracción, dar y recibir es lo mismo. Por lo tanto, si una persona me ayuda, de alguna forma regresará a mí. Es un equilibrio de energías que se produce en el intercambio de brindar una mano amiga. Aquello se transforma en colaboración.

Tal como dice el proverbio: “solos vamos más rápido, juntos llegamos más lejos”.

 

 

10. Acepta el miedo y la incertidumbre

 

Cambiar trae consigo una serie de sentimientos. Y uno de ellos es el miedo y la incertidumbre.

El miedo suele aparecer de una forma u otra. Lo importante es saber convivir con él, para que no se transforme en un miedo paralizante.

Es normal sentir miedo frente a algo que no sabemos lo que va a ocurrir. Está ahí para protegernos.

La incertidumbre está porque desconocemos si lograremos- o no- nuestro objetivo.

Aceptar que tales sentimientos son normales nos ayudará a entender que hemos salido de nuestra zona de seguridad y nos encontramos en nuestra zona de aprendizaje.

Cuando aparezcan estos sentimientos, lo que puedes hacer es aceptarlos, agradecer su presencia, y dejarlos ir.

No dejar que te arrastren hacia un hoyo, es la mejor forma para que continúen su camino. Por eso, atenta a lo que vayas sintiendo.

También lo que podrías hacer es escribir en un diario todo lo que vayas sintiendo. De esta forma liberaras aquella emoción.

 

 

11. Automotivate

 

Mantener siempre la motivación no es fácil. Hay días en que estamos cansadas o no queremos hacer nada; eso está bien. Distinto es si transcurren los días y continuamos igual.

  • Una frase,
  • Una canción,
  • Leer,
  • Cantar,
  • Meditar,
  • Dialogar contigo misma,
  • Conversar con otras personas.

Son acciones que te ayudaran a mantener la motivación.

Busca tu salvavidas que te ayude en los momentos en que te sientas desanimada.

Lo que me ayuda es leer algo que me haga sentir motivada. También meditar me permite volver a conectarme.

Celebra tus logros. Será una inyección de energía que te motivará para continuar.

 

 

12. No te compares

 

Sé que a veces es inevitable compararse. Yo también lo he hecho.

Te planteo que te preguntes: ¿sacas algo comparándote?

Me di cuenta que me hacía mal y dejé de hacerlo.

La comparación puede provenir de lo que- se supone- socialmente tienes que hacer o lo que están haciendo las otras personas.

Desconectarse unos días de las redes sociales, o no revisarlas todo el tiempo, es una práctica que ayuda a mantenerte centrada en ti y en tu propio camino. 

 

 

13. Que no te afecte la opinión de las demás personas

 

Cuando estamos en proceso de cambio es inevitable que otras personas se sientan con el derecho de opinar sobre lo que estamos- o no- haciendo. A veces no tienen una mala intención y sólo es preocupación. Cuando es así, acéptalas como tal, pero que no te afecte.

Cada persona tiene una percepción distinta sobre lo que debiese ser. Y, en ocasiones, cuando nos dicen algo es el reflejo de su propia realidad.

Encuentra tu propia verdad. Y así podrás distinguir un consejo bien intencionado del que no lo es.

Además aprende que la opinión de las demás personas es sólo su opinión, la que puede coincidir- o no- con tu verdad.

Confía en ti, en la vida, y en el camino que estás recorriendo.

 

 

14. Vive en el presente

 

Una de las acciones más importantes es estar- el mayor tiempo del día- en el aquí y en el ahora.

La mente nos juega una mala pasada, y suele vagar entre el pasado y el futuro. Para estar en el presente es necesario hacer prácticas diarias que- con el transcurso de los días- se irán dando en forma natural.

Prácticas que ayudan a vivir en el presente son:

  • Meditar,
  • Contemplar la naturaleza,
  • Agradecer,
  • Mantener un diálogo sano contigo misma,
  • Ver a un niño pequeño,
  • Cantar mantras,
  • Escribir.

Busca una práctica que se adecue a ti.

Con el tiempo te darás cuenta que tu mente está cada vez más silenciosa y que tu voz interna está más activa. 

 

 

15. Disfruta del proceso y no te apegues al resultado

 

Una de las grandes cosas que he aprendido es apreciar el camino que estoy recorriendo.

Sé que conseguir lo que quieres es una gran satisfacción. Pero ser consciente de todos los pasos que has dado para conseguirlo es más gratificante.

Darte cuenta de todo lo que has logrado en tu camino, te hará sentir orgullosa y segura de ti misma.

Es muy beneficioso aprender a no apegarse al resultado. De esta forma, logras disfrutar del camino y evitas sentirte frustrada, en caso de no lograr tu anhelo.

Para ser sincera, continuo trabajando en esta acción. Pero, poco a poco, lo he ido consiguiendo. Y, la verdad, es que da una sensación de libertad y gozo.

Siento cuando la energía está estancada, y me doy cuenta que es porque estoy apegada al resultado. Cuando ello ocurre trato de soltar y confío para que todo fluya.

 

 

Ahora es tu momento

 

Hacer un cambio en tu vida no es fácil. Pero si tienes claro qué es lo que quieres y por qué lo quieres, el camino merecerá la pena.

Para hacer los sueños realidad hay que trabajar en ellos. Y puedes comenzar ahora, dando el primer paso.

Recuerda que las grandes cosas no son de la noche a la mañana. Por esa razón, en este artículo te he entregado una guía que te permitirá dar un paso a la vez.

Haz un plan de acción sobre todo lo que tienes que hacer para conseguir lo que anhelas. También trabaja en ti y en todos los obstáculos que te impiden conseguirlo.

Al final del recorrido miraras hacia atrás y te darás cuenta dónde estabas cuando empezaste y dónde te encuentras ahora.

Te aseguro que valdrá la pena.

Como decía Lao Tsé: “Un camino de mil millas comienza con el primer paso”.

 

Ahora quiero que reflexiones conmigo y me cuentes:

  1. ¿Cuál es tu sueño?
  2. ¿Qué estás haciendo para conseguirlo?

 

¡Te espero en los comentarios!

 

 

Después de vivir en el extranjero y viajar sola decidí reinventarme para vivir más alineada a quien soy y la vida que quiero.
Ahora ayudo a mujeres con su autoestima y autoconocimiento para que cambien su vida y vivan con amor, libertad y abundancia.

Te dejo esta guía gratuita para que empieces hoy mismo.







Descarga gratis: 7 claves para conocerte más y mejor en tu siguiente viaje

Responsable: Viajes Que Transforman, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing MailChimp ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en contacto@viajesquetransforman.com. Para más información consulte nuestra política de privacidad.

close

Escribe tu email y recibe gratis la guía

Responsable: Viajes Que Transforman, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing MailChimp ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en contacto@viajesquetransforman.com. Para más información consulte nuestra política de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: