Durante el día tenemos una serie de estímulos que nos llevan a tener pensamientos negativos o positivos.

Dicho estímulo puede ser externo, como podría ser una discusión, por ejemplo. Este hecho te va a generar una sensación de malestar que va a provocar que tu mente no pare de pensar negativamente sobre esa persona.

Pero, también, existen estímulos internos que provocan pensamientos tóxicos sobre ti misma, entrando en un diálogo interno que destroza tu autoestima y amor propio.

Es muy importante prestar atención a la forma en la que reaccionas frente a un estímulo y en cómo procesas dicha información, ya que de ello depende si tus pensamientos recurrentes son negativos o positivos.

La calidad de tus pensamientos determina cómo te ves a ti misma y al mundo; y, por lo tanto, lo que estás manifestando en tu vida.

 

 

El hábito de tener pensamientos negativos recurrentes 

 

Sí, pensar es un hábito. Y como todo hábito, este puede ser beneficioso o perjudicial.

Un hábito es algo que haces todos los días y muchas veces en forma automática, como es lavarse los dientes.

Pero un hábito no solamente es una acción en la que haces algo (como en el ejemplo anterior); la pasividad (no hacer algo) también lo es.

Los pensamientos negativos automáticos -aquellos en los que piensas sin detenerte a cuestionar si ello es así, o no- surgen por haber cedido tu poder personal, dejando que sea la mente la que te controle; cuando lo que debiese ser es que tú decidas qué es lo que quieres pensar y qué no.

Es importante hacer un auto análisis y preguntarse: ¿por qué tengo pensamientos perjudiciales? ¿Me sirven de algo?

Por increíble que parezca, existen pensamientos comunes a todos los seres humanos y que tienen la característica de ser negativos; lo cual demuestra que el ser humano tiene el hábito de pensar negativamente. Alguno de los pensamientos negativos más comunes son:   

  • Creer que sabes lo que piensan los demás.
  • Generalizar situaciones.
  • Dramatizar o hacerse la víctima.
  • Insultarnos a nosotros mismo y a los de alrededor.
  • Exagerar excesivamente los eventos o síntomas cotidianos.
  • Crearnos unas expectativas inalcanzables.
  • Quitarle valor a las cosas positivas.
  • Pensar que las cosas o son blancas o son negras.

 

 

Cómo eliminar los pensamientos negativos

 

Hacer que los pensamientos tóxicos dejen de controlar tu mente y tu vida, es un desafío -y una tarea- que debes hacer todos los días.

Cambiar un hábito dañino -como es pensar negativamente todos los días- requiere de disciplina, paciencia, y amor hacia ti misma.

Es un cambio del que tienes que hacerte consciente para poder lograrlo, sobre todo cuando los pensamientos negativos automáticos (esos que aparecen por inercia en tu mente, como reacción a cualquier estímulo) han estado contigo durante toda tu vida, afectando la forma en que te ves a ti misma y a la vida.

Aquí te comparto algunas claves para lograrlo y para que dejen de drenar tu energía. Y, de esta forma, transformar un pensamiento negativo en uno positivo.  

 

 

1. Observa tu pensamiento

 

Cuando aparece un pensamiento negativo y -peor aún- cuando lo alimentas, estás generando sentimientos negativos que te hacen vibrar bajo… entonces, ¿por qué dejas que prime el pensar negativamente. cuando sabes que te hace daño?

Estás condicionada por la respuesta automática y no cuestionas lo que estás pensando.

No alimentes el pensamiento negativo, porque cuanto más te esfuerces en olvidarlo más presente lo tendrás. Por el contrario, observa el pensamiento y permite que éste continúe, sin engancharte a él.

Si haces el ejercicio con regularidad -y a lo largo del día- tomarás consciencia de la cantidad de pensamientos que te desequilibran y hacen que te enfoques en todo lo negativo y en todo lo que te falta. Para ello, es muy beneficioso usar la técnica del mindfulness.

Mientras más consciente seas de observar tu pensamiento, más fácil será reconocerlos y saber cuando estás pensando negativamente. Lo observas, pero no te implicas emocionalmente y tampoco lo juzgas.

 

 

pensamientos negativos

 

 

2. Cuestiona tu diálogo negativo

 

Todo lo que te dices a ti misma repercute en la vibración que emites y en cómo te sientes. Lo mismo ocurre cuando piensas negativamente sobre una situación o persona.

Ahí es cuando aparecen los pensamientos negativos obsesivos; es decir, aquellos con los que críticas, juzgas, te quejas, y te hacen vibrar bajo.

No existe nada externo a ti, por lo que todo lo que piensas empieza y termina en ti, independiente a quién vaya dirigido:  sea sobre ti misma, sobre otra persona, o sobre la vida.

De ahí la importancia de dos cosas:

  • Procura estar atenta a lo que piensas (y sientes)
  • Procura estar atenta a lo que te dices (tu diálogo interno)

Ambas cosas, si no te benefician, debes cambiarlas, porque tú eres la única perjudicada o beneficiada.

Cambia el patrón y piensa más cosas lindas, así te darás cuenta que no todo es tan malo como parece.

 

 

3. Agradece más y quéjate menos

 

La sensación de que nunca es suficiente, con la constante queja, miedo, preocupación… solo te está llevando al camino de la infelicidad y desdicha. ¿Es así como quieres vivir?

Aquella pregunta fue clave para mí. Preguntarme ¿cómo quiero vivir? Y ¿quién quiero ser? Me abrieron los ojos, para darme cuenta que vivía quejándome de todo, provocando una insatisfacción interna profunda que repercutía en todos los ámbitos de mi vida.

Ahora soy más consciente cuando me dirijo al lado oscuro (por llamarlo de alguna forma) y que el sentirme en desequilibrio se produce cuando un pensamiento negativo se ha hecho constante y recurrente.

La técnica que más me ha ayudado a detener ese runrún mental y cambiar el chip, es agradecer. En el momento que agradezco automáticamente mis sentimientos y mis pensamientos cambian, porque me enfoco más en apreciar lo que ya está en mi vida.

Cuando empieces a agradecer más y, por ende, a quejarte menos, te aseguro que tu percepción cambiará: te verás a ti misma –y a los demás- con más amor y compasión.

 

 

4. Distrae a tu mente (y haz ejercicio)

 

Cuando tu mente te invada con pensamientos tóxicos toma tú el control de la situación y distrae a tu mente para que se mantenga ocupada con otra cosa, como es: leer, cantar, meditar, practicar yoga, caminar, cocinar.

Mover el cuerpo y realizar alguna actividad física hace que tu mente olvide lo que estaba pensando y se concentre en el ejercicio. Además te ayuda a remover cualquier energía negativa, favoreciendo el desbloqueo energético.

Busca lo que más te ayude y que sea tu salvavidas. Ten tu recurso a mano, así evitarás caer en el precipicio de la obsesión mental.

 

 

5. Usa las afirmaciones positivas

 

Cuando comiences a pensar negativamente sustitúyelo inmediatamente por un pensamiento positivo. Puede ser una frase que te empodere, alguna canción que te anime, incluso escribir aquello que piensas.

Decirme una afirmación positiva también se ha convertido en un recurso que me ayuda, sobre todo para los pensamientos negativos automáticos y constantes.

La idea no es repetir por repetir la afirmación, sino sentir lo que te estás diciendo; ya que eso ayuda al cuerpo a darse cuenta que lo que dices es real.

Busca una frase que te guste y que te ayude. Incluso puedes escribir tu propia afirmación.

Más abajo te propongo algunas afirmaciones que te pueden servir  🙂

 

 

Frases para potenciar los pensamientos positivos 

 

Las afirmaciones positivas te ayudan a cambiar el chip mental cuando la calidad de tus pensamientos suele ser negativa.

Utilizar el poder de las afirmaciones hará que te des cuenta que tus emociones cambian, que tu postura corporal está distinta e, incluso, puedes experimentar sensaciones de placer y bienestar durante el día.

Incluso tú misma puedes escribir tu propia frase que te potencie y te brinde lo que necesitas en estos momentos.

Ten en cuenta que las afirmaciones, sean estas negativas o positivas, tienen un gran impacto en lo que piensas y sientes; así que procura que te beneficien.

Aquí te comparto algunas afirmaciones positivas para que reemplaces tus pensamientos negativos en positivos.

1. “Estoy en el lugar correcto, en el momento adecuado, haciendo lo correcto”. – Louise L. Hay

2. “Cada pensamiento que pensamos está creando nuestro futuro”. – Louise L. Hay

3. “Tu mente siempre te recuerda lo malo, lo difícil, lo negativo. Recuérdale tú a ella tu grandeza, tu pasión y tu fortaleza”. – Jorge Álvarez Camacho

4. “El secreto para salir adelante es empezar”. – Mark Twain

5. “La vida es 10% lo que sucede y 90% el cómo reaccionar ante ella”. – Charles R. Swindoll

6. “El optimismo es la fe que conduce al logro. Nada puede hacerse sin esperanza y confianza”. – Helen Keller

7. “Sabemos lo que somos pero no lo que podríamos ser”. – William Shakespeare

8. “Manténte alejado de la gente que intenta menospreciar tus ambiciones. La gente pequeña siempre hace eso, pero la gente realmente grande te hace sentir que tú también puedes ser grande”. – Mark Twain.

9. “Si puedes soñarlo, puedes hacerlo”. – Walt Disney

10. No creas todo lo que piensas.

 

 

pensamientos negativos

 

 

11. Las cosas buenas toman tiempo.

12. “Nos convertimos en lo que pensamos”. – Earl Nightngale.

13. “La mente es todo. Te conviertes en lo que piensas”. – Buda.

14. “Si algo no te gusta, cámbialo. Si ves que no lo puedes cambiar, cambia tu actitud”. – Maya Angelou.

15. “El pesimista ve dificultad en toda oportunidad. El optimista ve oportunidad en toda dificultad”. – Winston Churchill.

16. “Si tú crees que puedes, puedes. Si tú crees que no puedes, no puedes. Tanto si piensas una cosa como la otra, estás en lo cierto”. – Henry Ford

17. “Deja de pensar en tus problemas y resuélvelos”. – Lao Tzu.

18. “El lenguaje va a limitar lo que piensas”. – Jonathan Price.

19. “Pensamientos tontos los que tenemos todos, pero el sabio se los calla”. – Wilhelm Bush

20. Deja atrás lo que no te conduce hacia adelante.

 

 

Recursos 

 

Evitar que los pensamientos negativos nos gobiernen es clave para vivir una vida plena y feliz.

Al ser un tema muy importante, he querido compartir contigo unos artículos que son el complemento perfecto de lo que te he contado.

Si quieres profundizar en el tema e ir más allá, aquí te dejo estos recursos para que hagas esa transformación mental.

 

 

Conclusión

 

Ser consciente de los pensamientos negativos y detectar cuando has comenzado a pensar negativamente en forma recurrente, provoca que emitas una energía baja en vibración que repercute en tu vida y en las personas que te rodean. Incluso, es la causa emocional de muchas enfermedades físicas.

La clave está en retomar el control de tu propio poder personal y aprender a dejar ir ese pensamiento que te hace daño, sin resistirlo, ni oponerte o negarlo. Hacer lo contrario solo hará que persista ese pensamiento, siendo el desencadenante de pensar más negativo.

Date cuenta de la calidad de tus pensamientos y pregúntate si te beneficia o te perjudica. De esa forma sabrás cuál alimentar y cuál dejar ir.

 

Ahora cuéntame:

  • ¿Cómo son tus pensamientos más habituales?
  • ¿Tiendes a tener más pensamientos negativos?

 

 

¡Gracias por compartir!

shares






Descarga gratis: 7 claves para conocerte más y mejor en tu siguiente viaje

Responsable: Viajes Que Transforman, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing MailChimp ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en contacto@viajesquetransforman.com. Para más información consulte nuestra política de privacidad.

close

Escribe tu email y recibe gratis la guía

Responsable: Viajes Que Transforman, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing MailChimp ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en contacto@viajesquetransforman.com. Para más información consulte nuestra política de privacidad.