Llega un momento en la vida en que necesitamos hacer un cambio. Ese día invade el sentimiento que no se puede seguir viviendo de la misma forma. Y cuando ello ocurre, ya nada es igual.

O tomas cartas en el asunto, o la vida se encargará que lo sepas de una forma dolorosa. Porque la vida es muy sabia.

Independiente de cuál sea el cambio que hagas,  a veces necesitamos parar la máquina y preguntarnos: ¿cómo quiero vivir mi vida? ¿Qué cambios quiero hacer? ¿Cómo me siento en estos momentos?

Todas esas preguntas, y una infinidad de otras más, son las que me hice durante mi viaje consciente. Sabía que necesitaba cambiar aspectos de mi vida, pero no fue hasta que me atreví a viajar sola, cuando las respuestas comenzaron a mostrarse como arte de magia.

Si bien con anterioridad he contado lo que es un viaje consciente, me parece necesario recalcar aquel concepto para una mayor comprensión del mismo. Sobre todo porque vas a leer mucho esa palabra en este sitio  🙂

 

¿Qué es un viaje consciente? 

 

Primero señalar que el concepto como tal ha surgido como consecuencia de un juego de palabras, mientras buscaba alguna definición que lograra transmite el propósito de este sitio.

Lo que hice fue buscar el significado de integral, y encontré que la Real Academia Española (RAE) nos dice que es un adjetivo “que comprende todos los elementos o aspectos de algo”.

Con solo leerlo comprendí que, precisamente, eso es lo que, para mí, es viajar: abarcar todos los aspectos necesarios para vivir en forma completa.

Si hay aspectos de tu vida que te producen dolor, entonces el viajar solo será una forma de escapar, en forma momentánea, de tu realidad. Y no es eso lo que queremos hacer.

Por el contrario, es preciso ahondar en aquellos aspectos y trabajarlos, para así dejarlos atrás y empezar a caminar en esta vida más liviana.

Viaje Integral es el encuentro contigo misma para sentirte más plena y feliz, como consecuencia del viaje y los cambios que hagas en tu vida.

 

 

Razones para hacer un viaje consciente 

 

 

1. Tener más tiempo para ti

 

Por nuestra vida actual, y la sociedad ajetreada en la que vivimos, pocas veces tenemos- y nos damos- el tiempo para hacer una pausa y plantearnos “preguntas existenciales” (por decirlo de alguna forma).

Mientras viajas, sobre todo si es sola, tienes todo el tiempo del mundo para disfrutar de tu compañía y hacer un escáner de tu vida actual.

 

 

2. Salir de tu zona de confort

 

La rutina del día a día suele mantenernos apagadas, lo cual nos lleva a vivir en piloto automático.

En cambio, cuando sales de tu zona de confort comienzas a actuar de una manera distinta.

El cuerpo y tu mente comprenden que estás en un terreno desconocido, lista para aprender.

 

 

 

 

3. Conexión contigo misma

 

Muchas veces perdemos la conexión con uno mismo, al tener la mirada en lo externo: trabajo, dinero, familia, amigos, cuentas, eventos sociales.

Aquello provoca que nos descuidemos a nosotras mismas y no sepamos lo que realmente necesitamos.

Es en esos momentos cuando debemos detenernos y volver a volcar la mirada hacia adentro, para conocerte más y mejor.

Y mientras viajas, aquello se suele dar de forma más natural.

 

 

4. Replantearte tu vida actual

 

Es inevitable que mientras estás contigo misma, afloren preguntas sobre cómo es tu vida y cómo la estás viviendo.

Precisamente el primer paso es cuestionar todo, para luego sacar en limpio lo que sirve y lo que no en tu vida.

También te ayudará a descubrir quién eres, qué quieres hacer con tu vida, y hacia dónde quieres ir.

 

 

5. Equilibrar lo que es importante y lo que no

 

Te darás cuenta que hay aspectos de tu vida que sí son relevantes para ti. Y, en cambio, otros que ya no lo son.

Aquello te permitirá discernir y tener claridad sobre los cambios que sean necesarios hacer en tu vida.

Es como tener una balanza de tu vida y tomar la decisión de dejar ir todas las cosas- y personas- que no contribuyen a tu bienestar.

 

 

6. Escuchar tu intuición

 

Esa vocecita interna que no solemos escuchar, pero que siempre está ahí aguardando por nosotras.

Cuando viajas aprendes a prestarle cada vez más atención. Sobre todo, cuando tienes que tomar decisiones y, también, ante algún tipo de peligro.

Tu intuición no solo aflora con aquellos estímulos externos sino, también, para guiarte en tu camino, y respecto a lo que quieres de la vida y de ti misma.

Si te permites tener ese diálogo interno contigo misma, se abrirá un abanico de caminos y posibilidades que antes no veías.

 

 

7. Conocer nuevas personas

 

Cuando viajas siempre conoces a otras personas que están en la misma sintonía que tú. Y es el momento perfecto para hacer un intercambio cultural y de vida, a través de la conversación.

En muchas ocasiones te encuentras con otros viajeros, y así aprovechar el momento para conversar sobre los lugares que hay que conocer, datos prácticos sobre el destino, el tiempo de permanencia… o simplemente para disfrutar, tomando una cerveza juntos.

 

 

8. Confiar en ti y en los demás

 

Cuando estás en el momento presente, disfrutando del viaje y de ti misma, se produce una magia, como si fueses un imán, el cual te atrae sólo cosas buenas. Y ello incluye a las personas.

Tu intuición se agudiza y aprendes a confiar, no solo en ti sino también en los demás. Porque te das cuenta que el mundo no es como lo muestran en las noticias.

La vida se encarga de mostrarte que sí hay personas buenas en este mundo. Así, cuando menos lo esperas, recibes la ayuda de una mano amiga, en el momento preciso.

 

 

9. Ampliar tu mente

 

Si sólo vives tu vida interactuando con tu realidad, en tu ciudad, compartiendo sólo con tus amigos ya conocidos y con tu familia; generalmente, se produce una estrechez de mente al no conocer lo que hay más allá de tu metro cuadrado.

En cambio, cuando sales a comerte el mundo, tu mente cambia, a tal punto, que dejas los prejuicios de lado, ya no te importa el cahuín o la vida de otras personas e, incluso, empiezas a tomar distancia de las personas que drenan tu energía.

Como consecuencia, se produce el efecto contrario: comienzas a ser más tolerante, aceptas la diversidad, y comprendes que la riqueza de la vida está en la interacción sana con otras personas.

 

 

10. Conocer un nuevo país o ciudad

 

Sin lugar a duda, cuando llegas a un nuevo destino, se produce un éxtasis inexplicable.

Todo es nuevo. Y estás ansiosa por dejar los pies en la calle de tanto recorrer los lugares que el país, o la ciudad, te ofrecen.

Nuevas comidas, sentir olores distintos, ver rasgos físicos diversos, empaparse con la cultura, hablar en otro idioma. Son un viaje hacia el descubrimiento de la riqueza que hay en el mundo.

Todo ello, y más, están solo a unos cuantos kilómetros de distancia. Si vas al otro lado de la frontera, descubrirás el mayor de los aprendizajes.

 

 

11. Ver con otros ojos la vida y a ti misma

 

Aprendes a ser más agradecida por todas las cosas que ya tienes.

Comienzas a tener más pensamientos positivos, porque te das cuenta que ya tienes cosas que- en muchas partes- escasean.

Desde el agua potable, un techo, la comida… hasta el amor de tus padres y amigos, una educación, estabilidad y dinero.

También agradeces por la persona que ya eres. Aceptas con amor tu lado oscuro, y abrazas con gozo tu lado luminoso.

 

 

12. Convivir con el miedo

 

El miedo, en sí mismo, no es malo. Su función es protegernos frente a un peligro o amenaza. La diferencia está en que aquello puede ser real, o no.

Si existe un peligro real- y externo- sabrás qué hacer. Tu intuición se encargará de decirte qué hacer en esos momentos.

En cambio, si la amenaza no es real, es decir, sólo está en tu fuero interno; aprenderás a tomar distancia, mediante el observador interno, y comprenderás que es una invención del ego.

 

 

13. Vivir en libertad

 

Te darás cuenta que la verdadera libertad no es sólo externa, sino también interna.

Querrás vivir una vida cada vez más libre. Y para ello, es necesario saber detectar todo aquello que te limita.

Desde las creencias limitantes, y los hábitos dañinos… hasta las ataduras laborales, de pareja, económicos, o familiares.

 

 

 

 

14. Tú primero, segundo… y tercero

 

Comprendes- y sientes- que la única persona responsable de tu felicidad eres tú, sólo tú, y nadie más que tú.

Comienzas a colocarte a ti como prioridad número uno, lo cual es determinante para todas tus decisiones.

Aprendes a protegerte de estímulos externos que no te ayudan. Y dejas ir a personas- o cosas- que no contribuyen a tu felicidad personal.

Entiendes que todo empieza- y termina- en ti. Y que depende de ti elegir cómo quieres vivir y con quienes te rodeas.

Eres responsable de ti misma, de la vida que tienes, y de tus actos.

 

 

15. La vida es una sola

 

Tomas el peso a lo que realmente significa que sólo tenemos esta vida. Y si sólo tenemos esta vida, entonces te preguntas cómo quieres vivirla y qué es lo que quieres hacer.

Comenzar a tomar las riendas de tu vida es, precisamente, lo que te llevará a vivir una vida más plena, feliz, abundante, con pasión, en amor y gratitud.

Le das más importancia a tus relaciones afectivas, y decides que ya no quieres sacrificar tu tiempo por dinero.

El tiempo se convierte en el bien más apreciado.

 

 

16. Vivir en el presente

 

El pasado y el futuro no existen. Son ilusiones temporales que sólo están en nuestra mente.

En el presente está la vida. Y vivir una vida consciente es estar, en completa presencia, en el aquí y en el ahora.

Todo se forja en el presente. De ahí la importancia respecto a lo que pensamos, sentimos y decimos.

Vivir en el presente es comprender quién eres, por qué tienes la vida que tienes, y hacia dónde quieres ir.

 

 

17. Regresarás siendo otra persona

 

Cuando vuelvas a tu país, sentirás que no eres la misma persona. Te darás cuenta que algo cambió en ti. Y que sólo tú lo puedes percibir.

Te darás cuenta que lograste indagar en todos los aspectos de tu vida, tanto los que gustan como los que no.

Estarás lista para hacer los cambios, que sean necesarios, para comenzar una nueva etapa en tu vida.

Te sentirás segura de tus decisiones, y tendrás las cosas claras.

Tendrás tanta confianza en ti que sabrás qué hacer, aunque ello signifique causar dolor a otras personas o hacer cambios drásticos.

 

 

Ahora es tu momento 

 

Tras haber leído todos los beneficios que conlleva vivir un Viaje Integral, espero haberte “picado el bichito” para que tú también quieras vivir tu propia experiencia, y no te quedes solo con lo que te he contado.

Si es así, compra un boleto de avión ¡ahora! O marca una fecha en el calendario para irte de viaje. Y me cuentas  🙂

Quiero que te quedes con esta idea: aprovecha el viaje, y date el permiso, para cuestionar todo. Absolutamente todo. Religión, política, trabajo, pareja, amigos, familia, carrera, alimentación, vestimenta, dinero.

Sólo así comenzarás un viaje hacia el interior, y descubrirás quién eres y a qué has venido, gracias a un viaje consciente.

 

También puedes comenzar ahora mismo, dando un primer paso: descarga gratis la guía: 7 claves para conocerte más y mejor en tu siguiente viaje. Te ayudará a profundizar más en este viaje llamado vida  

 

Además quiero que reflexiones conmigo, y me cuentes:

  1. ¿A dónde te gustaría ir?
  2. ¿Qué te gustaría conseguir?

 

¡Te espero en los comentarios!

 

 

Después de vivir en el extranjero y viajar sola decidí reinventarme para vivir más alineada a quien soy y la vida que quiero.
Ahora ayudo a mujeres con su autoestima y autoconocimiento para que cambien su vida y vivan con amor, libertad y abundancia.

Te dejo esta guía gratuita para que empieces hoy mismo.







Descarga gratis: 7 claves para conocerte más y mejor en tu siguiente viaje

Responsable: Viajes Que Transforman, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing MailChimp ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en contacto@viajesquetransforman.com. Para más información consulte nuestra política de privacidad.

close

Escribe tu email y recibe gratis la guía

Responsable: Viajes Que Transforman, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing MailChimp ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en contacto@viajesquetransforman.com. Para más información consulte nuestra política de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: